La sucesión es el proceso judicial que corresponde a la disposición de los bienes y el patrimonio de una persona fallecida entre sus herederos legales. Existen dos tipos de sucesiones: sin testamento (la más frecuente) y con testamento. El trámite sucesorio puede ser puesto en marcha por cualquiera de los herederos, pero veamos cómo iniciarlo y qué se necesita.

Cómo iniciar una Sucesión

Existe una serie de documentos necesarios para iniciar una sucesión. Con el patrocinio de un abogado de sucesiones, cualquiera de los herederos puede presentarlos en el juzgado que corresponda al último domicilio legal del fallecido. Veamos cuales son:

  • Partida de defunción de la persona fallecida 
  • Partida que acredite el vínculo hereditario (matrimonio, nacimiento) 
  • DNI, nombre completo, domicilio y estado civil de los herederos
  • Títulos de propiedad de la persona fallecida con fotocopias
  • Constancia de pago de impuesto inmobiliario correspondiente a los bienes del año en curso.
  • Documentaciones que acrediten posesión de acciones, cuentas bancarias, derechos, etc.

Luego de presentar estos documentos, lo que sigue es abonar una serie de planillas, certificados y tasas necesarias para iniciar el juicio y pagar la publicación de edictos. Si tenés dudas acerca de la disponibilidad de los documentos o necesitas un cálculo preciso de los gastos que corresponden al inicio del trámite, te invitamos a contactarnos para recibir asesoramiento.

¿Quién puede iniciar una sucesión?

Como mencionamos anteriormente, cualquiera de los herederos puede iniciar el trámite de sucesión siempre y cuando dé aviso al resto mediante cédulas de notificación. De cualquier forma, los herederos serán citados por el juez para comparecer por sus derechos en un plazo de 30 días a partir de la publicación de edictos. También están autorizados el albacea (ejecutor testamentario), los que sean acreedores de herederos y todas las personas a las que la ley otorgue derechos en la sucesión.

Duración de un juicio por sucesión

Uno de los mayores inconvenientes que los herederos buscan sortear al iniciar una sucesión es su prolongación excesiva en el tiempo. Teniendo en cuenta que el fallecimiento de una persona siempre representa un hecho controversial, una sucesión que demande a los herederos mantenerse ocupados durante un tiempo mayor al estipulado no hace más que contribuir al malestar ya ocasionado por la pérdida.

De cualquier manera, la duración del juicio por sucesión dependerá de distintas variantes; por ejemplo, el tiempo que lleve presentar la documentación en regla, los acuerdos entre herederos y la efectividad del abogado que lleve el trámite. Si los plazos se cumplen y las voluntades se desenvuelven normalmente, la sucesión debería resolverse en un término de entre 4 a 5 meses. 

También hay que tener en cuenta la cantidad de bienes a disponer y la naturaleza de los mismos, ya que no es lo mismo una sucesión en la que se reparte solamente un patrimonio compuesto por múltiples propiedades y títulos a una en que los bienes son menos.

Podemos ayudarte a iniciar una sucesión

Si estás interesado en iniciar una sucesión y no tenés muy claro como empezar, te invitamos a contactarnos para recibir asesoramiento personalizado de uno de nuestros abogados. Envianos tu consulta y nos pondremos en contacto de inmediato para encontrar la solución más rápida y efectiva posible.